Tu Mano

Déjala ir, dijeron
mientras sostenía tu mano 
(todo estaba decidido)
Déjala ir, susurraron
otorgándome un poder imposible ante la muerte 
Déjala ir, murmuraron
mientras yo buscaba en tu mano mi refugio 
Déjala ir, ordenaron.
Mis rodillas tocaron el filo de cristales rotos 
fragmentos de plegarias a un dios que me ignoró
Déjenme ir, les dije
(estaba todo decidido)
Cómo explicarles que no intentaba retenerte en este mundo
que era tu mano la que me sostenía 
Déjala ir, obedecí. 
Luego el silencio
y dentro del silencio el abismo
y en el abismo tu mano 

Acerca de alxrubio

Curioso, indagador, indeciso vocacional. Autor de "De Diez en Diez. Diario de una cuarentena" Guitarra en "La Súper Cocina"
Esta entrada fue publicada en Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tu Mano

Responder a janet garcía morago Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s